En el día de ayer se conoció la noticia que la sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha estimado el recurso que en su día el Ayuntamiento de Madrid presentó y declara válido el artículo 78.3 de la Ordenanza de Limpieza de Espacios Públicos y gestión de Residuos de 2009, que establece que en caso de infringir la obligación de reciclaje y separación de basuras la responsabilidad le será atribuida a la respectiva comunidad de propietarios o habitantes del inmueble cuando aquella no esté constituida, y, al efecto, las denuncias se formularán contra la misma o, en su caso la persona que ostente su representación sanciones para las comunidades de propietarios por infringir.

También se estima el artículo 76 que faculta a los inspectores municipales a acceder sin previo aviso, pro obligado a acreditar su función, a las instalaciones en las que se desarrollen actividades reguladas en esta Ordenanza. También se les autorizaba a inspeccionar el contenido de las bolsas de basura o demás contenedores de residuos.

Los artículos anteriormente expuesto fueron anulados por una sentencia del tribunal Superior de justicia de Madrid (TSJM) al considerarlas no conformes al ordenamiento jurídico.
Dicho esto facilitamos cuadro sinóptico de cómo procedes a la separación de residuos.

Envases metálicos

  • Botes de bebidas (cerveza, refrescos)
  • Latas de conservas (vegetales, cárnicas, de pescado, comida para animales domésticos…)
  • Aerosoles (desodorantes, laca, limpiadores de cocina, abrillantadores de la madera)
  • Platos y bandejas de aluminio (p. ej., los de comidas preparadas)
  • Chapas y latas de metal

Briks

  • Briks de leche, nata, batidos, zumos, vino, caldo…

Envase de plástico para alimentación

  • Botellas (agua, refrescos, leche, zumo, aceite comestible, vinagre, salsas..)
  • Envases de productos lácteos (yogures, flan y otros postres lácteos, queso, mantequilla, margarina…)
  • Bandejas y cajas de “corcho blanco”; tapas y tapones de plástico, etc.

Envases de plásticos para productos de aseo y limpiezas

  • Botes de plástico de productos de aseo (champú, cremas, desodorante, pasta dentífrica, gel e baño, jabón liquido…)
  • Botes de plástico de productos de limpieza (lejía, amoniaco, suavizante, detergentes líquidos y en polvo, sprays de limpieza…)

Bolsas y envoltorios de plástico y aluminio

  • Bolsas  de plástico para alimentos (de leche, congelados, frutas, verduras, pan de molde, bollería, pasta, legumbres, cereales…)
  • Bolsas y recipientes de aluminio para alimentos (alimentos infantiles, sopas, purés, pastas precocinadas…)
  • Bolsas que entregan las tiendas, supermercados, lavanderías, etc. para transportar los productos adquiridos.
  • Envases de productos de charcutería (embutidos, jamón, bacón, queso…)
  • Envoltorios de plástico (el film trasparente que acompaña las bandejas de carnes, frutas, verduras y pescado)
  • Film de polietileno transparente o de aluminio (el que se compra en bobinas y se emplea en casa para envolver los alimentos frescos)
  • El plástico y el aluminio de los envases tipo blíster (son los envases de las pilas o los de las cajitas de cuchillas de afeitar, etc.)

Residuos Orgánicos